El primer título de Dolakatola: “La orquesta contagiosa de la calle la Cazuela”

logo_dolakatola

Logo de Dolakatola

Hay momentos en la vida que aunque llegan cuando sabes que es su momento no dejan de alegrarte. Y uno de esos momentos ha llegado. Por fin saldrá el primer libro infantil de Dolakatola. Ya tenemos la prueba de imprenta -el ferro-, que necesita aún unos retoques, pero ya es una realidad y pronto será un libro, que publicaremos además en castellano y portugués. Este primer título, La orquesta contagiosa de la calle la Cazuela lo escribí hace más de 20 años en portugallego, con el título A orquestra contaxiosa da Rua Vimbileira.

Reconozco que estoy feliz, porque un viejo sueño está volviéndose realidad: editar literatura infantil. Sucede que Dolakatola es un proyecto iniciado junto con Javier González Sáez-Bravo, el mejor socio que se puede tener para este tipo de cosas. Juntos queremos no solo publicar en España y Portugal, sino también en América Latina. De hecho nuestro tercer título es de una autora mexicana, Martha Garay, a quien conocí en Quito, mientras que el segundo es de Enrique Carballeira Melendi, la persona con quien más he colaborado en equipo como escritor-ilustrador. Él es, además, el ilustrador de La orquesta contagiosa.

Puedes leer la versión original gallega aquí, aunque los dibujos que llevará el libro no son estos.

EstaIMG-20150923-WA0015 es, como decía antes, la primera maqueta. Vamos por más. La idea de pequeñas editoriales independientes para publicar literatura infantil es otro sueño que cobra cuerpo. Queremos publicar no solo en español y portugués, también en inglés y en… ya veremos qué más. Pronto estaremos en Portugal y queremos ir enseguida a Ecuador y en México. Vamos para allá. ¿Nos acompañas?

Sobre Killapura, por Montserrat Doucet

El 2 de octubre presenté Killapura en Ocaña. Conté con una presentadora de lujo: Montserrat Doucet. Esta es su presentación

killapura

KILLAPURA (Luna llena)

Este poemario, editado por Lastura en agosto de 2015 destaca por la suavidad de sus cubiertas, la áspera sensualidad del papel beige que acoge el texto y la pureza de las ilustraciones de Sandra Barrera Martín que lo acompañan. Es el objeto adecuado, cambiante en la estructura de su diseño como las fases de la luna, para servir de soporte al poemario de Xavier Frías.

Xavier Frías es profesor, traductor editor, escritor, poeta… y KILLAPURA es un largo poema que se desgrana sensualmente en castellano y galego-portugués o portugallego y cuyo hilo conductor es la luna. Las diferentes lenguas en este caso, inciden en el lector, como las dos caras del astro:

“la cara triste / de la luna”   “a cara triste /da lua” (pp. 16-17)

“cara de luna” “cara de lua” (pp. 18-19)

“mas te intuyo” “mas intuo-te” (p. 21) (podríamos decir como se intuye la luna nueva)

“tú luna desnuda a mi lado”  “tu lua despida ao meu lado” (p.21)

“a chuva reflete a lua nos teus olhos”  (p.22) “la lluvia refleja la luna en tus ojos” (p. 25)

“a lua após a chuva aconchega-se  nos teus brincos” (p.22) “la luna tras la lluvia se refleja en tus aretes” (p. 25)

Son muchas las cosas que me gustan de este poema y las comparto con ustedes invitándoles a disfrutarlas:

EL VALOR DE LAS PALABRAS

Son pocas pero intensas y cargadas polisémicamente, permitiendo al poemario / largo poema desdoblarse en varios planos, como un abanico, que desplegándose ante nuestros ojos nos despliega una historia pintada y nos seduce con el juego de mostrar y ocultar el rostro que abanica:

  • Killapura /Luna/ Quito/ Mujer/ Diosa niña
  • Palabras quechuas y /o americanas: killapura, Itchimbía (colina sagrada, ancestral lugar de adoración de dioses, centro cultural, unión de los amantes en el vuelo) aretes, que casualmente son de topacio: piedra preciosa cambiante como las fases de la luna cuyo registro de color pasa por el amarillo, ocre, rojizo, azul o casi transparente, dependiendo del proceso al que es sometido.
  • Palabras del árabe hispano: aceituna / alpechín, como fruto jugoso y apetecible, o como líquido apestoso y amargo que resulta del largo almacenamiento de las aceitunas en espera de ser exprimidas para extraer el aceite.
  • Palabras de portugués: fado, saudade, Lisboa, todas ellas vinculadas al lado triste y dolorido del canto de celebración, de reencuentro que es este poemario: la otra cara de la luna llena: la luna oscura.

LA HISTORIA DE AMOR POR UNA CIUDAD, UNA MUJER, UNA DIOSA INCIPIENTE (“diosa niña”)

Incluso con el baile ritual de iniciación que precede a la consumación: el “vuelo”. Este vuelo entiéndase en todos sus sentidos metafóricos, resaltado su valor de PASO hacia otro estado de conciencia que emprenden los amantes desde Itchimbía.

La primera parte del poema  se abre con el verbo “nacer y acaba con el verbo “adorar”,  confluyendo todos los verbos nombrados en TE (ella, la ciudad, la amante, la diosa), resaltado en portugallego. Es una historia de posesión ancestral como en los antiguos ritos de la América precolombina, inconmensurables e inabarcables en toda su profundidad y que Xavier Frías ha sabido muy bien reflejar hacia el final del poemario en versos sencillos pero rotundos:

“silencio azul que aúlla”

“Inútil combatirte”

“inútil callarte”

“y nunca, nunca te abarco”

Montserrat Doucet

En Aranjuez, 2 de octubre de 2015

Una entrevista deliciosa

entrevista


Xavier Frías-Conde (Béjar, Salamanca, 1965) estudió magisterio en un centro adscrito a la Universidad Complutense (1986), se licenció en Filología Inglesa (1989) y acabó doctorándose en Filología Románica (1995). Trabajó como maestro en diversas escuelas públicas de la Comunidad de Madrid durante más de diez años y, desde 2009, trabaja en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), donde aún desarrolla su labor docente en el área de Filología Gallego-Portuguesa. Por añadidura, compagina su actividad docente con su labor como escritor. Ha participado en varias antologías y ha publicado ya más de cincuenta libros de poesía, literatura infantil, narrativa y micro-ficción, en diversas lenguas, principalmente en gallego-portugués, lengua que ama. Su actividad literaria se completa con traducciones diversas y, además, como bloguero activo, publica su obra en diversas bitácoras. Finalmente, es cofundador de Lastura, un interesante proyecto editorial que, alejado del mercantilismo y los superventas, se fundamenta en tres pilares básicos: todos los idiomas, todos los géneros y precios justos.

  • En primer lugar, ¿Quién es Xavier Frías-Conde? Si tuvieses que elegir tres palabras para definirte, ¿cuáles serían?

Creador, soñador y acompañante

  • ¿Por qué el seudónimo de Frantz Ferentz?

Lo busqué para los textos que publico en internet, y, en realidad, es mi primer nombre: Francisco. Frantz es la forma alemana y Ferentz es la forma húngara. De ahí viene.

  • ¿Qué significa para ti la literatura?

Todo. La literatura es mi vida. Mi vida y mi infierno.

  • ¿Cuándo y cómo surgió tu afición a escribir?

Surgió desde pequeñito, pero es cierto que hay un momento clave en mi vida, que es cuando estudiaba magisterio, pues, gracias a un profesor, descubrí la literatura infantil. Porque, dentro de todos los campos, la literatura infantil fue y es mi gran pasión. Y surgió ahí, tendría yo entonces… veintiún años, creo. Sí, con veintiún años fue ese momento.

  • ¿Cuáles son tus principales influencias?

Bueno, tendríamos que ir por géneros. En poesía, me gusta mucho lalatinoamericana, evidentemente, con autores como Neruda o Benedetti, y, después, hay autores contemporáneos españoles como, por ejemplo, Ángel Guinda, que me gusta mucho y además lo conozco y es una persona formidable; de la poesía portuguesa me gusta João Rasteiro, que es un poeta de mi edad del que intento aprender cierto tipo de poesía, Eugénio de Andrade, que es otro popular portugués que me chifla y que creo que puede tener influencia en mí, y, bueno, Mario Quintana, poeta brasileño. En literatura infantil, la alemanaCornelia Funke, el alemán Michael Ende y mi gran maestro, el italiano Gianni Rodari. Finalmente, en narrativa, aunque realmente escribo poca, un autor del que he aprendido mucho es Franz Kafka.

  • ¿Recuerdas qué sentiste al ver tu primer libro publicado (El xabaril que quería engalar, 1991)?

Pues El xabaril que quería engalar fue una edición muy humilde, libro infantil, por cierto, y, bueno, yo era muy jovencito y fue una ilusión enorme; pero es que, realmente, nunca he perdido esa ilusión cada vez que veo un libro publicado,cada libro mío que sale es una ilusión enorme.

  • ¿Cuál es tu método de trabajo como escritor? ¿Te impones algún horario o simplemente escribes cuando te llega la inspiración y sientes la necesidad de hacerlo?

Yo soy caótico, y, si no fuera caótico, no escribiría.

Además, la literatura para mí tiene una gran parte de autoterapia. Por ejemplo, ahora viene la época de corregir exámenes. Me junto con quinientos, seiscientos, setecientos exámenes. Tengo diez días para corregir todo eso. Entonces, en mitad de la vorágine, paro, me surgen ideas, me voy al ordenador y escribo. Escribo algo rápido, por eso me va muy bien la micro-ficción, y vuelvo al trabajo. Y al cabo de dos horas, tres horas, para de nuevo, y surge otra micro-historia. Sí, soy caótico, y de hecho, si me impusiera un orden, al igual que lo tengo para el trabajo normal de la universidad, no funcionaría.

  • Inglés, español, portugués, gallego, asturiano, catalán, sardo, italiano, francés, alemán, checo, árabe… es evidente que amas los idiomas y que, además, como traductor, los dominas a la perfección. Sin embargo, a la hora de escribir, es evidente que te resulta más fácil expresarte y plasmar tus emociones con determinados idiomas, como es el caso del gallego. ¿Por qué este amor hacia el gallego?

Bueno, lo primero, es verdad que yo no uso todos esos idiomas para escribir, pues tampoco tengo nivel para escribir en ellos. A ver, las lenguas que utilizo habitualmente para escribir son básicamente español y gallego, gallego-portugués, porque no lo voy a separar; y, ocasionalmente, algún micro-relato en inglés. ¿Por qué el gallego? El gallego es mi lengua de creación desde siempre. Es la lengua de mi madre, para ella sí que era su lengua materna, y me enamoré de ese idioma con diecisiete años, cuando fui a la aldea asturiana en la que nació. Y, desde entonces, se convirtió en mi lengua creativa y mi lengua de corazón.

Espontáneamente y sin pensarlo, la lengua en la que me surge crear es el gallego-portugués.

  • Como bloguero y administrador de espacios literarios como Alcálima, O reino dos contos o Fabulandia, ¿qué significa para ti internet? ¿Qué ventajas crees que aporta esta herramienta a los escritores? ¿Piensas que puede acarrear también alguna desventaja o factor negativo?

Desventajas yo por ahora no he visto. Yo dije en alguna ocasión que,prácticamente todo lo que publico en un libro, primero ha pasado por internet. Entonces, la gente diría: “bueno, si te podemos leer en el blog gratis, ¿por qué vamos a comprar tu libro?” Pues precisamente por eso, porque el blog es el mejor escaparate. Si te gusta lo que escribo, pues, hombre, no te vas a imprimir el blog, y, en cambio, todos esos textos los tienes en un libro que puedes comprar. Por lo tanto, los blogs para mí son mi mejor escaparate. Por otro lado, también me gustan por la inmediatez con el lector. Hay una cosa que me sorprende mucho y es ver las estadísticas de las lecturas, porque, en blogs como O reino dos contos o Fabulandia, yo tengo cuentos que pasan de las cien visitas, incluso en gallego-portugués y, bueno, siempre es un motivo de alegría saber que te leen.

  • Hablando de medios y recursos tecnológicos, supongo que, como docente, éstos te resultaran inmensamente útiles e incluso imprescindibles en lo que a la enseñanza a distancia se refiere. ¿En qué grado crees que esta metodología facilita y favorece el aprendizaje? ¿Cómo empleas tú estos recursos con tus alumnos? ¿Qué les dirías a los profesores que no los utilizan?

Estamos en un momento en la historia de la humanidad en el que sin la informática estaríamos perdidos.

La informática llega ya a muchos sitios donde no se llegaría de otra manera. Yo no estoy en contra de la enseñaza cara a cara, y, de hecho, yo lo echo de menos. Cuando yo enseñaba cara a cara, tenía un trato con los alumnos estupendo, y lo echo de menos. Ahora bien, hay momentos en los que las personas no pueden acudir a clase y la única opción que les queda es la universidad a distancia; y una enseñanza a distancia buena es tan útil como la enseñanza presencial. Evidentemente, aclaremos, tú no puedes formar a un médico a distancia, pero hay bastantes carreras en las que sí puedes formarte a distancia. Entonces, ¿cómo le saco provecho? Bueno, pues las herramientas normales que tenemos aquí en la UNED las uso todas, y, en fin, sí que se puede tener un contacto relativamente estrecho con los alumnos a través del correo electrónico, los chats y todas estas cosas, e incluso, en determinadas ocasiones, llegas incluso a conocerlos en persona. ¿Animaría a mis colegas a usar la enseñanza a distancia? Sí, claro que sí, puesto que, sin tener que renunciar a la enseñanza presencial, la enseñanza a través de herramientas informáticas te permite colgar los materiales, abrir foros para que los alumnos interactúenEn definitiva, una cosa y la otra no son contradictorias, no se contraponen, sino que se complementan. Y esta es un poco también la cuestión de la literatura: ¿en papel o en digital? Mire usted, los dos sobreviven, cohabitan y no se oponen.

  • ¿Añoras tus años como universitario? ¿Qué recuerdos tienes de esta época de tu vida?

Hombre, mis años de universitario transcurrieron en una España ya bastante tranquila. Fue una época socialmente no convulsa y, bueno, yo tampoco fui el típico universitario de vivir la vida loca. Yo era más serio, y, bueno, mis padres tampoco tenían una situación económica boyante, así que no me podía permitir perder el tiempo, y lo cierto es que al final gocé de becas. Pero, sí, claro que sí, tengo buenos recuerdos.

  • Como cofundador de Lastura, una editorial idealista, absolutamente opuesta al mercantilismo y a los superventas, ¿cómo ves la literatura de hoy en tu país?, ¿crees que los buenos libros están en peligro de extinción?

Vamos a ver, la situación de España en cuanto a la literatura, no sé si por la crisis o por lo que sea, ha dado un vuelco en los últimos años: si antes había grandes editoriales, medianas editoriales y alguna pequeña editorial, el panorama actual es que las medianas prácticamente han desaparecido, las grandes son más grandes y han surgido como hongos pequeñas editoriales, como Lastura. El tema de las pequeñas editoriales me parece que es una solución buena, es un mundo muy interesante y creo que se están publicando grandes textos en pequeñas editoriales. Y aunque en éstas también se estén publicando basurillas, porque es algo inevitable, lo que tengo claro es que en las grandes editoriales es complicado que salga algo bueno, porque lo único que quieren es vender. En cuanto a Lastura, tenemos algunas diferencias con respecto a otras editoriales de nuestro entorno: somos, por ejemplo, una editorial multilingüe, cosa que no sucede con ninguna editorial de Madrid, y tenemos un trato muy directo y personalizado con el autor, así como libros mimados y, sobre todo, con costes muy reducidos. Y bueno, otra cosa que voy a comentar es que, aunque no exclusivamente, Lastura publica sobre todo poesía. Y claro, nos han preguntado muchas veces si con la crisis la poesía había sido un desastre, pero lo que yo suelo decir es que no, que como ya estaba en crisis, ya no podía ir a peor. Entonces, es verdad que la poesía es un género muy minoritario, pero siempre ha tenido su público, y ese público ha sido fiel, no se ha ido.

  • Vamos a pasar ahora a una parte un poco más práctica y creativa de la entrevista. Voy a decirte tres palabras y quiero que con cada una de ellas dibujes lo primero que se te pase por la cabeza:



  • Finalmente, ¿te gustaría dar algún consejo a nuestros lectores para animarles a que, como tú, luchen por hacer realidad sus sueños y proyectos?

¿Algún consejo? Pues que crean en ellos mismos. Y que, a pesar de todas las zancadillas que se encuentren en el camino y todos lo bichos malos que intenten minarles la moral, si están convencidos de que lo que hacen realmente merece la pena y tiene valor, que perseveren y continúen haciéndolo.

‘Something better than Virtual Reality’, my forthcoming book

A few years ago I published a book whose title was Something better than Virtual Reality, which was hardly noticed, probably because the publishing-house where it was first published was a kind of book-spitting business. Well, now it’s here again, in English. The idea was to invent stories from classified ads.

somethingbetter

I’m publishing it with a recently created publishing house called Editorial Juglar. The illustrations were done by my nephew Alberto Frías, who has already illustrated some more books of mine. As an amuse-gueule, have a look at the cover.

The cover is by Sandra González.